miércoles, 27 de enero de 2016

Derecho de desistimiento



El derecho de desistimiento es la facultad que tiene la persona consumidora de dejar sin efecto un contrato celebrado, sin necesidad de justificar la decisión, notificándolo así a la otra parte contratante en el plazo establecido y sin penalización de ninguna clase.

Desde el 13 de Junio de 2014 el derecho de desistimiento para los contratos celebrados a distancia o fuera de establecimiento mercantil, se ha modificado por la ley 3/2014.
Lo más importante de esta modificación, es que el plazo para este tipo de contratos es de 14 días naturales en vez de los siete días que había con anterioridad.

El empresario esta obligado a informar  al consumidor, por escrito, en el documento contractual, de manera clara, comprensible y precisa, de su derecho a desistir del contrato y de los requisitos y consecuencias. Además se deberá entregar un documento de desistimiento en el que se indique el nombre y  dirección de la persona a quien debe devolverse el producto y los datos de identificación del contrato y de los contratantes (consumidor y empresa). En caso de conflicto entre las partes, ha de ser el empresario el que debe justificar que ha cumplido con los requisitos impuestos por la Ley.

Si el empresario no hubiera cumplido con el  deber de información y documentación sobre el derecho de desistimiento, el plazo para su ejercicio finalizará doce meses después de la fecha de expiración del periodo de desistimiento inicial (anteriormente era tres meses), a  contar desde que se entregó el bien contratado o se hubiera celebrado el contrato, si el objeto de éste fuera la prestación de servicios.

Es importante conocer que ha de ser el consumidor el que pruebe que ha ejercitado su derecho de  desistimiento conforme a lo dispuesto en la norma. El ejercicio de dicho derecho no implicará gasto para el consumidor.  Las consecuencias del ejercicio  a desistir son que las partes se restituyen las prestaciones, el consumidor entrega el producto y el empresario reintegra el precio pagado. La devolución de las cantidades percibidas por el empresario se harán sin demoras indebidas y nunca con posterioridad a 14 días naturales desde la fecha en que haya sido informado de la decisión de desistimiento del contrato por el consumidor. Si transcurriese dicho plazo sin que se reintegrase la cantidad por parte del empresario, el consumidor tendrá derecho a reclamar la cantidad duplicada.


Por último, es muy importante tener en cuenta que cuando el contrato este vinculado a una financiación (se total o parcialmente), el ejercicio del derecho de desistimiento implicará la resolución del crédito sin penalización alguna para el consumidor.

miércoles, 20 de enero de 2016

Reclamaciones ante una entidad financiera

Las entidades financieras tienen obligación de tener hojas de reclamaciones según la Ley 5/2013 de 12 de abril, para la defensa de los consumidores en la Comunidad Autónoma de la Rioja. El Incumplimiento de dicho requisito será sancionado como infracción en materia de consumo.

Si usted tiene alguna queja o reclamación que presentar, lo primero que debe saber es que las entidades de crédito tienen órganos preparados para atenderla y que, en la práctica, realizan una labor importante en la resolución de conflictos.
Podemos encontrar dos tipos:
-          Departamento o Servicio de Atención al cliente.
 Su existencia es legalmente obligatoria. Es un departamento interno y especializado que debe tener la autonomía necesaria para decidir sobre los conflictos.
-          El Defensor del Cliente.
Es un órgano externo a la entidad y su creación es voluntaria. Actua con independencia de la entidad y total autonomía.

Ambas figuras tienen su propio reglamento, que recoge su funcionamiento, obligaciones, competencias y características principales. Debe estar a disposición del cliente en cualquier oficina de la entidad.

Sólo cuando el reclamante acredite que se ha denegado su reclamación, que ha sido desestimada su petición o que han transcurrido dos meses desde la fecha de su presentación sin una resolución, se podrá interponer la reclamación ante el Banco de España.

Para más información:

miércoles, 13 de enero de 2016

SLAMMING

El Slamming es un término anglosajón que se emplea para describir el cambio de compañía de telefonía sin el consentimiento del consumidor, utilizando técnicas fraudulentas. El usuario suele descubrir que ha sido víctima del Slamming al dejar de recibir servicio con su antiguo operador o al recibir facturas de otra compañía.

En algunos casos, los consumidores recibieron alguna oferta bien por teléfono o correo electrónico. Cuando no se desee contratar una oferta debe dejarse bien claro, “Diga NO” y no facilite al operador los datos personales ni mucho menos el número de cuenta bancaria.

En otros supuestos alguien, haciéndose pasar como representante de su compañía actual, trata de engañar al consumidor preguntando si esta interesado en un nuevo plan de llamadas. Un “SI” puede ser grabado y usado como prueba de que se aceptó  el cambio.  Antes de tomar una decisión, contacte con su compañía de teléfono y verifique si la llamada es legítima.


Si el Slamming ya se ha producido, acuda reclamar a los organismos de Consumo, ya que el Artículo 7 de la Orden 1030/2007 atribuye a la compañía la carga de probar el consentimiento del consumidor y si no lo hace, el alta será ineficaz de modo que se le dará de baja inmediatamente y se restituirá a la situación anterior (Articulo 9.2 de la Orden 1030/2007)