miércoles, 30 de noviembre de 2016

Compraventa de artículos usados: información y garantías

Cuando adquirimos un artículo usado debemos conocer que no siempre tendremos una garantía mínima legal de dos años, como en el caso de productos nuevos. Debemos precisar que si la adquisición se hace a un particular la garantía viene determinado por el código civil y en este caso el vendedor responderá de la cosa vendida durante seis meses. Dicha responsabilidad sólo podrá exigirse a través de los tribunales al tratarse de una relación entre particulares. 

Cuando un consumidor adquiere un bien usado en una empresa o comercio, por tanto hay una relación de consumo, la garantía es de dos años salvo que el vendedor y el consumidor hayan pactado un plazo menor que no podrá ser inferior a un año.En la práctica cualquier bien usado que se adquiere en el mercado nos lo ofrecen con una garantía de un año, pero tiene que quedar claro que dicho plazo ha de figurar por escrito. En caso de que se nos entregue el justificante de compra sin ningún plazo de garantía, que este entre los doce meses y los dos años, ha de entenderse que el bien aunque sea de segunda mano, tiene el mismo periodo de garantía que fuera nuevo.

Otra cuestión muy importante es que en un contrato nos pueden detallar los defectos que tiene el producto usado que adquirimos y en este caso el consumidor no tendría derecho al reclamarlos ya que la Ley establece que no habrá lugar a la responsabilidad por faltas de conformidad que el consumidor conociera o no hubiera podido fundadamente ignorar en el momento de la celebración del contrato.

Por último, y al igual que en los productos nuevos, salvo prueba en contrario, se presumirá que las faltas de conformidad (averías) que se manifiesten en los seis primeros meses posteriores a la entrega del producto ya existían cuando la cosa se entrego, excepto cuando esa presunción sea incompatible con la naturaleza del producto o la índole de la falta de conformidad.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Recomendaciones sobre el mercado Libre de electricidad: visitas y llamadas de las comercializadoras.

Desde el pasado 1 de abril de 2014, los puntos de suministro de electricidad efectuados a tensiones no superiores a 1 kV y con potencia contratada menor o igual a 10 kV pueden recibir el suministro eléctrico de 3 formas de contratación:
  - Precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC)
  - Precio fijo anual.
  - Suministro en el mercado libre.

La contratación del suministro de electricidad en el mercado libre, propicia que se produzca la cada vez más frecuente visita de comerciales a los domicilios o bien llamadas telefónicas, en ocasiones agresivas e invasivas, por parte de las mismas empresas comercializadoras del mercado libre y otras empresas que actúan a través de ellas, es decir, subcontratas.

Las personas que van puerta a puerta, algunas veces ofrecen descuentos o promociones atractivas que, en teoría, van a suponer un ahorro importante en la factura, para lo cual nos piden ver nuestra factura eléctrica; en otras ocasiones, por ejemplo, se nos dice que hay un error en la factura y ha de ser revisada porque nos están cobrando de más.
En más de una ocasión, la visita o llamada de estos comerciales puede perseguir la obtención de datos personales u obtención de la firma de algún documento que puede implicar:
  1.- Cambio de empresa comercializadora y paso a mercado libre. 
  2.- Paso a contrato libre dentro de la propia empresa.
  3.- Inclusión en nuestro nuevo contrato de servicios complementarios (servicio de averías…), con la subida de precios encubierta.
  4.- En ocasiones se ha producido incluso falsificación de firmas. Este tipo de contrato suele tener un compromiso de permanencia.

RECOMENDACIONES
- Antes de decidirse por una determinada oferta es bueno comparar precios y servicios con empresas diferentes.
- Leer detenida y atentamente el contrato y sus condiciones, e informarse especialmente de si se incluyen servicios accesorios, cuales son las condiciones de revisión de precios de los contratos, si existen compromisos de permanencia que impliquen penalización por cancelación, procedimientos para reclamar, etc. 
- Solicitar una copia del contrato con todas las condiciones ofrecidas para un estudio pormenorizado antes de firmar nada.
- De vital importancia es no facilitar a nadie que venga a casa o nos llame por teléfono: 
       Datos bancarios
       Datos de facturas anteriores
       Datos personales (DNI,…)
  Estos datos podrían ser utilizados para una contratación encubierta.
- En caso de celebrar algún contrato fuera de establecimiento comercial (por ejemplo: por teléfono, en el domicilio o Internet), sepa que dispone de un plazo de 14 días para ejercer el derecho a desistimiento del contrato sin penalización.
- Consultar de manera periódica la factura eléctrica para comprobar que todo está acorde con lo que realmente tenemos contratado.
- En cualquier caso consulte el comparador de ofertas de la CNMC para elegir la oferta más adecuada a su suministro. comparadorofetasenergia.cnmc.es