miércoles, 9 de diciembre de 2015

LOS RIESGOS DELAS PILAS BOTÓN

Por su importancia, hay que advertir de los peligros asociados a la ingestión accidental de las pilas botón.
Hay que indicar que las pilas botón son unas baterías pequeñas, del  tamaño de monedas, que se encuentran en muchos productos como: algunos juguetes, calculadoras, dispositivos de control remoto, mandos a distancia de TV,  audífonos, lámparas de lectura, velas sin llama, libros parlantes, tarjetas de felicitación, etc.
En muchos de estos artículos las pilas botón se encuentran en compartimentos que son fáciles de abrir, la gran mayoría de consumidores desconocen los graves problemas de seguridad que pueden ocasionar:

PELIGROS:
-          En caso de llevárselas a la boca los niños muy pequeños, las pilas de botón pueden crear riesgo de asfixia, como todas las piezas pequeñas.
-          En caso de ingestión, las pilas de botón pueden causar lesiones importantes permanentes o la muerte.
-          Las pilas de botón pueden alojarse en la garganta de un niño, en el esófago, el estómago o en el tubo digestivo, y con la saliva o los jugos gástricos provocar inmediatamente una corriente eléctrica, creando una reacción química que puede quemar gravemente cualquier de las parte de los órganos mencionados antes, en tan solo dos horas. La gravedad de la quemadura puede seguir empeorando incluso después de que se retire la pila.

MEDIDAS DE SEGURIDAD ÚTILES PARA LOS PADRES Y CUIDADORES DE NIÑOS PEQUEÑOS:
-          Compruebe que los dispositivos o productos con baterías de botón tienen un diseño que evite el acceso fácil a los compartimentos de la batería para los niños.
-          Examine periódicamente los dispositivos y, si es necesario, ponga los medios adecuados para evitar el acceso a las pilas de botón.
-          No permita que los niños jueguen con las pilas de botón y manténganlas fuera de la vista y alcance de ellos.
-          Nunca se lleve las pilas a la boca por ningún motivo, ya que pueden ingerirse accidentalmente con suma facilidad.
-          Deseche las baterías usadas inmediatamente, estas todavía pueden ser peligrosas.
-          Verifique siempre sus medicamentos antes de ingerirlos, muchos adultos han tomado pilas de botón por error, confundiéndolas con sus píldoras.
-          Preste atención a las advertencias y etiquetas que describen los peligros de las pilas de botón en diversos productos de uso cotidiano.
-          Si sospecha que un niño ha ingerido una pila de botón llévelo rápidamente a un médico, a urgencias de un hospital.

No permita que el niño coma ni beba y no provoque el vomito.