miércoles, 30 de septiembre de 2015

DERECHOS DEL CONSUMIDOR EN RELACIÓN CON EL SUMINISTRO DE ELECTRICIDAD (1)

CONTRATACIÓN

Existen tres modelos de contratación:

1. Precio voluntario del pequeño consumidor (PVPC)

Es una tarifa regulada a la que pueden acogerse los hogares con potencia contratada menor o iguala 10 KW. El consumidor acogido a la antigua TUR, sin necesidad de cambios ni trámites, pasará de forma automática a acogerse al PVPC, pudiendo optar por otra modalidad, o volver al PVPC, siempre que quiera.
El PVPC puede suponer un ahorro porque aplica el precio real que tenga el mercado y no incorpora el coste por el aseguramiento del precio.
Las condiciones del contrato están reguladas y acotadas. No pueden existir cláusulas especiales o servicios adicionales.
El PVPC le ofrecerán las compañías de la luz que se denominan “comercializadoras de referencia”, que son  las mismas que las de la tarifa anterior.
Con el nuevo sistema de PVPC, sólo se modifica la forma de calcular el precio de producir la electricidad, no afectando a los costes regulados,  IVA e impuestos especiales.

2. Precio fijo anual del Kwh consumido

El consumidor que prima la estabilidad de un precio fijo, aunque pueda resultar un poco más caro, tiene la opción de contratar un precio fijo del Kwh durante 12 meses con cualquier comercializadora de referencia. Dicho precio será fijado por cada comercializadora con unas condiciones  reguladas  fácilmente comparables sin incluir otros productos o servicios adicionales.
Existe un límite de penalización en el supuesto de rescisión anticipada del contrato y la renovación de la oferta sólo es a voluntad del consumidor.

3. Contrato bilateral

El consumidor podrá contratar el suministro de energía eléctrica con cualquier comercializadora conforme al precio y a las condiciones que ésta ofrezca.
Las ofertas en el mercado libre, a diferencia de las del precio fijo anual, incluyen en la mayoría de los casos, clausulas especiales o servicios adicionales que  deben tenerse en cuenta a la hora de valorar las ofertas con un criterio homogéneo.

Los consumidores que pueden acogerse al PVPC tienen los siguientes derechos en relación con el suministro:
-   Elegir libremente cualquier comercializadora, que puede pertenecer a o no  al mismo grupo empresarial que la empresa distribuidora.
-   Decidir la modalidad de contratación.
-   Cambiar de comercializadora sin coste.
-   Poder contratar en todo momento el PVPC.
-   Recibir información clara, comprensible y transparente sobre su factura y tener a su disposición los datos de su consumo.
-   Ser asesorado por la comercializadora sobre la potencia a contratar.
-   Elegir la forma de pago.
-   Decidir entre alquilar o comprar el contador.
-   Disponer de un teléfono gratuito de atención al cliente.


miércoles, 23 de septiembre de 2015

LAS ASOCIACIONES DE CONSUMIDORES Y OMICs

Las Asociaciones de consumidores y usuarios son entidades de carácter privado, sin ánimo de lucro con la finalidad de defender y proteger los derechos y los intereses de las personas consumidoras y usuarias, bien con carácter general o en relación con problemas concretos en la adquisición de un producto o servicio determinado, siempre que se constituyan en acuerdo con la legislación vigente.
Por lo tanto, son una vía muy útil a la que podemos recurrir en el caso de que creamos que no se han respetado nuestros derechos como consumidores y deseemos iniciar un proceso de reclamación.

Principales funciones y derechos de las asociaciones de consumidores:
-   Están reconocidas como el cauce de representación y participación  para la defensa de los intereses de las personas consumidoras
-  Tienen la posibilidad de iniciar acciones legales en nombre de los consumidores cuando éstas se vean afectadas en sus intereses. Las principales asociaciones disponen de servicios de asesoramiento jurídico que intentan solucionar los conflictos recurriendo a la mediación, ejercitando las acciones oportunas ante la Administración Pública competente o acudiendo al Sistema Arbitral de Consumo o a los Tribunales de Justicia.
-   Informar, asesorar y educar en materia de consumo.
-   Ejercer las correspondientes acciones judiciales y extrajudiciales en defensa de los socios y de los intereses colectivos de los consumidores.
-   Propiciar sistemas de resolución de conflictos.
-   Participar en las comisiones consultivas que se constituyan, siempre que, por razón de la materia, se debatan temas de intereses para la protección e de los consumidores.
-   Ser oídas y consultadas oro las Administraciones Públicas cuando se elaboren disposiciones legales que afecten directamente a los consumidores.


Las OMICs son las Oficinas Municipales de Información al Consumidor.
Las OMICs, además de facilitar información, tienen facultad para realizar en defensa del consumidor los mismas actividades que la Administración Autonómica.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

SISTEMA ARBITRAL DE CONSUMO

El Sistema Arbitral de Consumo, está representado por la Junta Arbitral de Consumo de La Rioja. Encargada de la resolución extrajudicial de conflictos que puedan surgir entre los dos protagonistas del consumo: el comprador o usuario y el vendedor o prestador de servicios.
Es un sistema voluntario, gratuito, rápido, eficaz y vinculante para las dos partes.

Voluntariedad, porque ambas partes se adhieren libremente al sistema para quedar vinculados a las resoluciones.

Economía, porque es gratuita para las partes, que deben costear sólo en determinados supuestos la práctica de peritajes.

Rapidez, porque se tramita en un corto espacio de tiempo. Máximo 6 meses desde la formalización del Convenio Arbitral.

Eficacia, porque se resuelve mediante una resolución o laudo sin la necesidad de tener que recurrir a la vía judicial.

Ejecutividad, porque las resoluciones arbitrales (laudos) son de aplicación obligada. Son vinculantes para ambas partes.

El Colegio Arbitral podrá ser:

·         Colegiado
Compuesto por tres árbitros:
a)      Un árbitro, representante de los consumidores.
b)      Un árbitro, representante del sector empresarial reclamado.
c)       El presidente del Colegio Arbitral, designado por la Administración.

·         Unipersonal
Arbitro único designado por la Administración para la reclamaciones de cuantía inferior a 300€ y que por su falta complejidad así lo aconsejen.


miércoles, 9 de septiembre de 2015

Vuelta al cole, consejos.


Revisa el equipamiento del año anterior para poder reutilizar todo lo que esté en buen estado y, una vez hecho esto, haz una lista con lo que falte y sea necesario para el nuevo curso. Es recomendable que la redactes con los niños, explicándole que solo pida lo imprescindible, evitando caprichos. 


Compara precios ya que pueden variar de un establecimiento a otro y de las distintas marcas. Para poder hacerlo con tranquilidad, no dejes las compras para el final. Puedes hacer las compras gradualmente para que el gasto sea más llevadero.

Los libros, suelen ser el gasto mas importante. Ten en cuenta el lugar donde se compran y compara precios. Lo aconsejable seria haberlos reservado, si no es así aun hay opciones de ahorrar dinero.
Los libros usados de hermanos y amigos es una gran alternativa, normalmente los libros cambian de un año para otro y no se pueden usar, pero debemos comprobarlo. Otra opción seria comprarlos de segunda mano, internet seria tu gran herramienta de búsqueda, su inconveniente es el tiempo que debes invertir en buscar lo que necesitas.

Infórmate bien de las ayudas públicas para libros, material escolar, comedor y transporte que se ofertan, tanto de la Consejería de Educación de tu comunidad como del Ministerio de Educación Cultura.

En cuanto a la ropa y calzado, se aconseja adquirir lo estrictamente necesario para afrontar el inicio de las clases. Otra opción es esperar a las rebajas de enero para renovar el armario de invierno. 

Piensa bien sobre el número de actividades extraescolares a las que se apuntarán a los niños ya que además de suponer un gasto extra en muchas ocasiones los sobrecargan de tareas. 

En cualquier caso y como norma general, lo conveniente es adecuar el gasto al presupuesto real del que se disponga y recordar que marca no siempre es sinónimo de mayor calidad.

Vuelta al cole, consejos.


Revisa el equipamiento del año anterior para poder reutilizar todo lo que esté en buen estado y, una vez hecho esto, haz una lista con lo que falte y sea necesario para el nuevo curso. Es recomendable que la redactes con los niños, explicándole que solo pida lo imprescindible, evitando caprichos. 


Compara precios ya que pueden variar de un establecimiento a otro y de las distintas marcas. Para poder hacerlo con tranquilidad, no dejes las compras para el final. Puedes hacer las compras gradualmente para que el gasto sea más llevadero.

Los libros, suelen ser el gasto mas importante. Ten en cuenta el lugar donde se compran y compara precios. Lo aconsejable seria haberlos reservado, si no es así aun hay opciones de ahorrar dinero.
Los libros usados de hermanos y amigos es una gran alternativa, normalmente los libros cambian de un año para otro y no se pueden usar, pero debemos comprobarlo. Otra opción seria comprarlos de segunda mano, internet seria tu gran herramienta de búsqueda, su inconveniente es el tiempo que debes invertir en buscar lo que necesitas.

Infórmate bien de las ayudas públicas para libros, material escolar, comedor y transporte que se ofertan, tanto de la Consejería de Educación de tu comunidad como del Ministerio de Educación Cultura.

En cuanto a la ropa y calzado, se aconseja adquirir lo estrictamente necesario para afrontar el inicio de las clases. Otra opción es esperar a las rebajas de enero para renovar el armario de invierno. 

Piensa bien sobre el número de actividades extraescolares a las que se apuntarán a los niños ya que además de suponer un gasto extra en muchas ocasiones los sobrecargan de tareas. 

En cualquier caso y como norma general, lo conveniente es adecuar el gasto al presupuesto real del que se disponga y recordar que marca no siempre es sinónimo de mayor calidad.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Consumo responsable


El Consumo responsable es una actitud por parte de los consumidores y usuarios que implica hacer un consumo consciente y crítico, tanto a la hora de comprar un producto o contratar un servicio, empleando eficientemente los recursos de los que se dispone. 

El consumo responsable se basa en dos máximas:

- consumir menos 

- lo que consumamos sea lo más sostenible y solidario posible.

Comprar implica satisfacer una necesidad o un deseo pero también activar toda una serie de procesos económicos, sociales y medioambientales. 

En este sentido, hacerlo de una manera responsable significa cuestionarse a la hora de comprar qué es prescindible y qué no; cuáles son nuestras disponibilidades económicas reales y elegir los productos no sólo por su precio o su calidad, sino también porque son respetuosos con el medio ambiente y porque las empresas que los elaboran cumplen con los derechos humanos y los principios de justicia social.  

El consumo responsable es una actitud que también se puede ejercer en nuestro hogar y en nuestros hábitos de vida. Los ciudadanos deben interiorizar su parte de responsabilidad como personas individuales a la hora de cuidar y mejorar el entorno. Y gestos sencillos, como ahorrar electricidad, calefacción, agua o combustible, hacen que mejore la calidad de vida de la colectividad.

Las características del consumo responsable son:
- Es un hecho consciente, ya que es premeditado y antepone la libre elección a la presión de la publicidad y a las modas impuestas.
- Es crítico ya que se pregunta por las condiciones sociales y ecológicas en las que ha sido elaborado un producto o producido un servicio.
- Es ético, se basa en valores como la responsabilidad, la austeridad como alternativa al despilfarro y al consumismo, o el respeto de los derechos de los productores y del entorno.
- Es ecológico al prevenir el derroche de los recursos naturales, ya que una producción masiva degrada el medioambiente.
- Es saludable porque fomenta un estilo de vida basado en hábitos alimenticios sanos y equilibrados y en la compra de productos de calidad y respetuosos con el entorno.
- Es sostenible ya que reducir el consumo innecesario puede mejorar la calidad de vida del planeta y el equilibrio medioambiental y se generarían menos residuos.
- Es solidario con otros pueblos y con las generaciones futuras, puesto que se respetan los derechos de unos y se aseguran los de los otros.
- Es socialmente justo ya que se basa en los principios de no discriminación y no explotación.
- Tiene poder de transformación social. Las personas consumidoras tienen el poder de transformar un mero acto de consumo en un verdadero acto de ciudadanía. De esta manera, el consumidor responsable puede, a través de sus gestos cotidianos, contribuir a un cambio significativo en las reglas y patrones de producción y consumo de la sociedad.

Los poderes públicos tienen la responsabilidad de dictar normas para que la economía sea sostenible, solidaria y respetuosa con los derechos humanos, pero son las personas consumidoras a título individual las que optan o no por un modo responsable de consumir.