lunes, 19 de noviembre de 2018

COMPRAS POR CUPONES ON LINE

Desde hace unos años, las adquisiciones de productos o servicios a través de las compras por cupones online son una práctica habitual para muchos consumidores. Las páginas que utilizan estos mecanismos ofertan todo tipo de
productos y servicios con grandes descuentos, desde viajes, aparatos electrónicos, entradas de cine o mobiliario, hasta cursos de idiomas, visitas a centros de estética y depilación o reparaciones de coches.

Este tipo de compras se denominan compras por cupones y en ellas el pago se realiza siempre a esa página intermedia que no es la que, en la mayoría de los casos, ofrece el servicio o el producto final.

Las compras por cupones se rigen por la legislación actual de consumo (Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre) y por tanto estas compañías que venden este tipo de cupones tienen que cumplir con unas obligaciones
que la ley les exige. Además, el consumidor se encuentra protegido ante ciertas prácticas o cláusulas que pueden considerarse abusivas.

Las obligaciones del vendedor y los derechos del consumidor:

En primer lugar, es importante tener en cuenta que el responsable final es la empresa a la que se le compra el producto o servicio. Esta no puede derivar la responsabilidad sobre el proveedor o el fabricante (el restaurante, la agencia
de viajes, el establecimiento….) que se anuncia en sus páginas.

En este tipo de compras a distancia existe el derecho de desistimiento, es decir, el consumidor puede devolver el artículo siempre que lo desee durante los 14 días naturales siguientes a la recepción del mismo. En este sentido, estos servicios o compras con cupones implican un contrato sujeto a la disponibilidad de los establecimientos, por lo que todas las actividades que no tengan fecha cerrada también estarían incluidas en el derecho a desistimiento, como espectáculos
públicos o la estancia en hoteles.

Los productos nuevos tienen que tener una garantía como mínimo de 2 años y es la empresa vendedora, es decir, la página donde adquirió el producto, la que debe responder por ella.

En la oferta debe constar la fecha de entrega del bien. Si no se indica ninguna fecha, el plazo de entrega será de 30 días desde que el consumidor efectuó la compra.

Recuerde que puede reclamar en el caso de publicidad engañosa, es decir, que el artículo recibido sea distinto al anunciado o no tenga las características específicas ofertadas en la web. Puede hacer uso de su derecho de desistimiento y devolverlo o exigir el cambio por otro.

En lo relativo a la compra de paquetes vacacionales, la legislación que se aplica es la de viajes combinados. Recuerde que ante cualquier incumplimiento o problema tanto en el transporte como en el alojamiento debe reclamar a la empresa con la que ha contratado.