miércoles, 29 de noviembre de 2017

Para reclamar: factura simplificada y factura de compra

Para el ejercicio de nuestros derechos como consumidores, necesitaremos justificar la compra de un bien o servicio mediante la presentación dela factura simplificada de compra o de la factura.

Una factura simplificada (documento que sustituye al antiguo ticket) o una factura de compra son el medio de prueba que justifica que la compra de un artículo o la realización de un servicio ha sido efectuada en un establecimiento comercial o ha sido realizada por un prestador de servicios.

La factura simplificada se expedirá cuando el importe no exceda de 400 €, IVA incluido, así como cuando el importe no exceda de 3000 €, IVA incluido y se trate de alguno de los supuestos respecto de los que tradicionalmente se ha autorizado la expedición de tiques en sustitución de facturas.
Una  factura simplificada deberá disponer de un número correlativo que la identifique, de los datos  identificativos del establecimiento en el que hemos realizado la compra, referidos al nombre comercial o nombre fiscal, el número de identificación fiscal, la dirección completa del establecimiento, además deberá contener la identificación el artículo o servicio adquirido, el precio del mismo con desglose del tipo impositivo y la fecha de realización de la adquisición.

Una factura completa deberá disponer de un número correlativo que la identifique, de los datos identificativos del establecimiento en el que hemos realizado la compra, referidos al nombre comercial o nombre fiscal, el número de identificación fiscal, la dirección completa del establecimiento, además deberá contener los datos indentificativos completos del consumidor que realiza la compra, la identificación del artículo o servicio adquirido, el precio del mismo con dsglose del tipo impositivo y la fecha de realización de adquisición.

Una factura simplificada o una factura  completa que no disponga de todos los elementos que la acrediten como tal, impedirá la protección de nuestros derechos como consumidores.

Los prestadores de los bienes o servicios tienen la OBLIGACIÓN expedición de las mismas y nosotros como destinatarios de la prestación tenemos el DEBER de solicitarlas, si queremos ejercitar nuestros derechos como consumidores.